1/4

Quién atraviesa un proceso biológico,
entendido habitualmente como enfermedad,
necesita un abordaje integral de su realidad física, mental, emocional y espiritual

MEDICINA INTEGRATIVA

& VIDA SALUDABLE

bannerweb_curso.png

ONCOLOGÍA

INTEGRATIVA

UNA PRÁCTICA MÉDICA

“El resultado de nuestra práctica depende de cinco factores (todos

de igual relevancia):

1) Nuestra habilidad como médicos para catalizar, para provocar, estimular, el poder de sanación de cada consultante,

2) La consciencia con la que cada persona aborde su tratamiento,

3) la empatía que establezcamos entre consultante y médico,

4) Las leyes biológicas que determinan cada proceso, cada etapa, de lo que habitualmente conocemos como enfermedad

5) La cuota de Misterio que trae cada persona en esta vida.”

MEDICINA

INTEGRATIVA

“(…) la Medicina Integrativa es un acto de amor… la enfermedad es

un mecanismo de supervivencia (biológica, emocional, mental,

álmica, espiritual) (…) una medicina entendida como el encuentro amoroso de dos personas necesita que cada una de ellas registre al otro, la escuche, lo conozca, entienda sus necesidades, y vea la manera de ayudar a resolverlas”

MEDICINA

BIOLÓGICA

NUESTRO CUERPO JAMÁS FALLA

"hay otra manera de comprender

la enfermedad, de saber que la enfermedad puede ser otra cosa, que nuestro cuerpo no falla, que nuestra biología no se equivoca,

y que el proceso que estamos viviendo tiene un sentido biológico

y sensato preciso, y que eso que llamamos enfermedad en realidad

es un programa que despliega nuestro cerebro – biológico, automático – para garantizar nuestra supervivencia. Lo cual equivale a decir que, así comprendida, la enfermedad no es un problema,

sino más bien una solución.

Esto considera la Medicina Biológica"

UN PACTO PARA VIVIR

QUIENES SOMOS

(…) detrás de la enfermedad hay mucho más que un desorden físico, también hay una desarmonía emocional, mental, energética, espiritual.

A su vez, la enfermedad es un programa que activa nuestro cerebro con un sentido biológico destinado a asegurar nuestra supervivencia. Necesitamos un abordaje integral: no sólo ocuparnos de las causas físicas, también de la realidad emocional, energética, mental y espiritual del consultante. La “enfermedad” deja ser una enemiga y la vemos como lo que es: nuestra aliada (…)

NUESTRO ESPACIO